Ito Valdés “Donde los límites dejan de existir”

Comencé el circo cuando apenas tenía 15 años, venía de no hacer nada en mi vida a nivel físico producto de un accidente y también por la falta de capacidad para sociabilizar (creo yo) con el mundo. Entonces pasaba mucho tiempo en mi casa, con una rutina muy sedentaria. Cuando comencé a practicar y a seguir la formación de un año de Escuela de Circo Social con Circunloquio, le tomé el peso a mi decisión de seguir y continuar el circo como una opción paralela al mundo que conocía. Fui un adolescente muy disciplinado y comencé a obtener “logros técnicos” no muy rápidos, pero con tenacidad. Aprendí a construir una familia, a confiar en otros extraños y a confiar mucho más en mí como persona, a entender mi cuerpo y los espacios (conciencia)”.

 

 

Ito Valdés vive desde la sensibilidad, sus palabras y la construcción de su quehacer artístico, hasta incluso su imagen publica (Instagram @cie_no) reflejan aquello. Una sensibilidad y libertad narrativa, Trapecista, Equilibrista de manos y contorsión, Cuerda lisa, Banquinas, Volante de mano a mano, profesor, artista. De Chile a Francia, Ito (Alvaro) Valdés Soto, nos relata su experiencia como itinerante.

 

“Comencé mi formación en Circo con la compañía Circunloquio el año 2006, con quienes continué entrenando hasta el 2010 donde entré a la Escuela de Artes Circenses de El Circo del Mundo- Chile, egresando a inicios del 2013 con el Espectáculo Re-Uso, dirigido por Verónica Canales. Finalizando la escuela, tuve un periodo de lejanía con el Circo y comencé a formarme en la danza contemporánea, tomando diferentes pequeñas formaciones y cursos permanentes durante el año 2014”. 

 

¿Cómo llegaste al mundo del circo? 

Por un compañero del liceo que tomaba un seminario de verano con Nilton Gutiérrez (Circunloquio), me invitó a acompañarle, me enamoré del trapecio y nunca más me separé. Aún así, si hemos tenido nuestras separaciones, nos seguimos amando y es el sustento creativo en todas mis creaciones.

 

¿Qué experiencias te han marcado a nivel artístico con respecto al circo?

Vincularse con otras disciplinas artísticas, con otras formas, estrategias y metodologías.

Poder ser intérprete de danza y no acróbata, el exponerse también en disciplinas en las que no soy el mejor y que me sacan de mi zona de confort. Darme cuenta que tenemos mucho que aprender y que hay muchas formas de hacer y que todas son válidas, solo encontrar la que me acomoda y me es más cercana, más personal.

“Decidí irme de Chile el 2015, pero todo fue muy planificado para que definitivamente me fuese a finales del 2016. Elegí Francia porque acá podíamos seguir dándole vida a nuestro proyecto con José Córdova”.  

 

¿Existe un puntapié inicial para aquella decisión?

Existen muchos, desde ámbitos políticos, sociales, laborales y emocionales. Me sentía un poco estancado y no quería seguir viviendo en un país donde sentía que me robaban constantemente, le temía mucho envejecer en Chile. Y en ámbitos de trabajo, comenzó a ser muy pesado para mí continuar con mis propuestas, defendiendo mi forma de hacer circo y no tenía mucho circulo donde compartir, me sentía raro, luchando contra la corriente. Mis trabajos nunca fueron seleccionados para eventos de circo o festivales, porque no entraba en la visión del circo de Chile de ese momento. Agradezco bastante que ahora eso haya cambiado ¡Por mi y por todos mis compañeros!

 

Aquella decisión llevó a Ito a vincularse de mayor manera con la danza, acercándose hacia la Performance. Debido a su trabajo como artista circense, Valdés viajó fuera de Chile, oportunidad que le brindó notar que su propuesta escénica tenía una mejor acogida en el extranjero: “Una aceptación más amable, donde estas propuestas podrían seguir profundizando y evolucionando y no solo guardándose o escondiéndose de aquellos ojos que me perturban. Irme de Chile fue cómo sacarme una mochila muy pesada figurativamente. Y valoro mucho mi forma y/o visión actualmente, que no ha cambiado, sigue sus bases. Seguro ha sido enriquecida e intervenida, pero sigue siendo mi circo”.

 

“Desde que llegué a París (Francia) obtuve trabajos y oportunidades para construir una visa y luego una vida”. 

 

¿Cómo ha cambiado su perspectiva artística desde que saliste del país?

Creo que dio más rienda suelta a la locura escénica y creativa que va en mí. A no tener miedo de mis propuestas, a esperar menos aceptación y/o validación del otro para hacer mis cosas. Entonces claro evoluciona mi perspectiva artística, porque de alguna manera se ha ido encontrando con más calma y libertad.

 

Mi proyecto artístico, yo lo llamaría: Instancias Escénicas. Me cuesta mucho generar un espectáculo o una obra que sea solo de circo, que sea fácil de digerir y que el público sea pasivo y aplauda en los silencios. Mi universo se construye de muchas imágenes que producen sensaciones y a su vez que remueven los recuerdos. Me gusta mucho jugar con la sensibilidad, con el dolor y con la pérdida abstractamente hablando. Tengo un universo oscuro y lleno de formas que construyen personajes extraños que pueden causar miedo y a la vez ternura, las dualidades, los contrastes y los extremos son pilares importantes en mis proyectos y la sinceridad del cuerpo sería como las venas de este cuerpo creativo. Necesito y quiero ver sinceridad en lo que se dice, se mueve, se expresa”. 

 

¿Cuáles son tus aspiraciones personales con respecto al arte circense?

Es una pregunta que hoy me hace mucho ruido, por que no lo sé, estoy aún en una pequeña batalla existencial entre porqué hago esto y cómo podré seguir haciéndolo, pero una batalla amorosa.

Creo que me veo haciendo circo hasta el fin de mis días, me encantaría transmitir, formar y compartir mis caminos o aventuras. Quisiera poder hacer más creaciones, tanto dentro como fuera. Me gusta mucho crear y dirigir espectáculos y provocar el imaginario de los intérpretes. Me encantaría tener un espacio de búsqueda multidisciplinaria y otros sueños más concretos. Para mí, vivir explorando y creando sería un ideal, tener el tiempo y la tranquilidad plena para ser aún más rebelde y desobediente. Dedicarme a desenvolver constantemente los avenires creativos.

 

¿Qué significa para ti hacer circo?

El circo es más allá que una disciplina artística, es un espacio en el cual me muevo y me transformo, es el canal por el cual puedo comunicar y expresarme, es parte de mi cuerpo y su memoria.

El circo para mi es el riesgo, pero veo el riesgo como algo mucho más abierto que solo corporal, también emocional, escenográfico, visual, sensorial, etc. El circo para mí es una línea en el aire que es muy delicada y fuerte a la vez, que posee una dinámica y organicidad muy propia y multiespacial. Para mi el circo es como volver posible lo imposible, donde los límites dejan de existir.

 

Ito prefiere jugar con los límites, propios y con los de los otros. Ponerse en riesgo escénico y generar tensión en el público: “Pero desde un lugar más sincero y emotivo”.
La última creación de Valdés junto a su compañía la Cia ÑO, se tituló Girafe, espectáculo que también se presentó en Chile a inicios de este año en 4 espacios diferentes.

Actualmente ¿estás trabajando en alguna creación o espectáculo? 

Vivo en Francia hace 4 años y sigo trabajando como profesor, una de las cosas que me gusta mucho y aprendo bastante del otro. Trabajo entonces en dos Escuelas de Circo: Académie Fratellini (profesor de la formación amateurs, Trapecio fijo y acrobacia de piso) y en Cirque Les Noctambules (profesor de Trapecio fijo). Esto a nivel Pedagógico.

Cómo interprete actualmente trabajo con una compañía de circo, Cie Lunatic en la que me invitaron principalmente como mirada externa de su trabajo aéreo y luego a ser parte del equipo de artistas en la última creación “Des ses Mains” (De sus Manos), proyecto de búsqueda entre el textil y el circo, que se conecta mucho con nuestro proyecto “La Textura como materia Interpretativa” creado el año 2016 con el Artista de circo José Luis Córdova. Luego este año se agregan dos creaciones de danza contemporánea, en las cuales participó como bailarín y acróbata. El colectivo Poetic Punkers (creación colectiva Dirigido por la coreógrafa Natalia Vallebona) y una colaboración con el Colectivo Nokt (dúo de danza contacto) con el bailarín Alexandre Bachelard.

 

Valdés busca innovar con lo que se pondrá en escena, con los elementos y con las cantidades de estos: “Creo que la escenografía es mi superficie y no una decoración, como uno construye este momento preciso, ya sea escénico o vivencial”.

 

¿Quiénes influencian tus creaciones?

Las voces dentro de mi cabeza (risas), el insomnio, la vida misma, la noche y su libertad para imaginar y escribir en el aire esas ideas y pensamientos creativos.

Los hermosos encuentros que tuve en mi vida, admiro mucho a mis amigos y compañeros de vida como Amanda Wilson y José Luis Córdova, con quienes puedo compartir estos imaginarios y darles forma. Me gustan mucho sus universos artísticos, sus reflexiones escénicas y la sensibilidad con la cual los comparten, ambos con estilos completamente diferentes, pero muy contenedores. Ser intérprete de muchos creadores en Chile y afuera, los cuales te empujan a seguir buscándote y concretando lo que son tus ideales artísticos y estéticos. Como: Vero Canales, Natalia Sabat, Carla Lobos, Sonia Araus, Andrea Torres Viedma, Ueli Hirzel, Isona Dodero, Satchie Noro, Ayin de Sela, entre otros. Compañeros de Escuela como Agustín Collins, Maru Rivera y Sofía Cancino que sacudieron y siguen removiendo mis formas con las suyas, admiración. También el mundo más plástico, la arquitectura, la fotografía, los dibujos, etc. Me ayudan a conectar ideas y hacer flujos más orgánicos entre las mías. Colecciono muchas imágenes, tengo una relación muy cercana con lo visual. Actualmente estoy haciendo muchas ilustraciones y creaciones plásticas que siguen dando apertura a nuevos otros universos, influenciando mi hoy.

 

 

“La estética en mis propuestas se relaciona mucho con la materia, con la superficie (espacio, objeto o aparato). Con el trabajo y compromiso de habitar y entrar en relación con las materias. Mi estética es sutil pero profunda y tanto oscura, con destellos más amables. Como intérprete, una vez me dijeron: que tengo un imaginario muy airoso, indescriptible, lleno de abstracciones que se vuelven concretas y conectan todos los cabos. Definiría mi estética como algo que flota de manera orgánica en aguas oscuras para buscar claridad, algo que se limpia y que se desvanece constantemente para rehacerse. Evolución. Una estética que es neutra pero profunda, densa”. 

 

¿Existe una narración intencional y/o discurso teórico a través de tus espectáculos?

Mis intenciones son siempre emocionales, cómo y porqué me expongo.
Como persona, más allá de artista o intérprete. Me cuestiono mucho la escena y por qué y para qué quiero estar en ella. Con qué fin, para quiénes estoy creando esto y siempre pienso en nuestras madres y abuelas que no se pueden poner el pie en la cabeza (yo tampoco) y me gustaría que se fueran entendiendo, reconociendo y creando ellas mismas su propia versión, pero por que les dimos la posibilidad de viajar y conectarse con algo. No solo recordar que casi me caigo y que les di miedo por mis acrobacias. Algo más de fondo, una textura mucho más palpable y comestible.

 

El Cuerpo 

El cuerpo es un canal sensorial que está lleno de historias y memorias, sobre todo memorias.Para mí, el cuerpo es como un hijo al cual hay que cuidar, enseñar y del cual aprendemos mucho también en el transcurso de conocerlo, de descubrirlo. Aceptar y amar su propio cuerpo. No compararse y en hacer de sí mismo y con la libertad que desea lo que quiera o no. Tener la confianza en tomar decisiones y poder emprenderlas sin sentirse juzgado por el otro, si no, acompañado”.

 

¿Tiene el cuerpo un rol principal en el hacer y/o ejecutar en una creación circense? 

Tiene que haber la existencia de un “cuerpo circense” porque hay que educar y formar. Sin cuerpo no hay circo para mí, pero a la vez sin superficies y/o aparatos tampoco, porque hasta el suelo para los acróbatas es una superficie. Necesitamos contacto y necesitamos uno o más cuerpos-objetos para que esta efervescencia suceda. Entonces si, el cuerpo posee un rol fundamental más que principal.

 

“Yo he decidido no lesionarme más y no sufrir con el circo (a nivel de entrenamiento), pasarlo bien y dejar de entrenarme como loco por que hay que mantener el “cuerpo”. Creo que nos debemos más cuidado en el circo con nuestros cuerpos y que hay una pequeña obsesión con el cuerpo circense que no comparto”.

 

¿Cuál es tu opinión al respecto de los estereotipos y cánones corporales dentro del circo? 

Cada cuerpo tiene y posee un circo en sí mismo, hay infinitas posibilidades de desenvolverse y hacer con tu cuerpo y sus posibilidades, herramientas y destrezas de tu circo.

Acá entramos en temas de comparación, de alcanzar un cierto nivel y de entrar en los cánones acrobáticos, como ser pequeña para ser volante o los más grandes son portores o malabaristas y las mujeres hacen contorsión y/o tela. Hay escuelas en donde no te dejan elegir tu técnica, porque con tu cuerpo estás hecho para “otra disciplina” eso me deprime. Creo que el circo ha evolucionado en muchos aspectos y eso me maravilla, pero seguimos aún con cosas de la Edad de Piedra. Para mí más allá de tener un cuerpo o no, tenemos que cuestionar más la voluntad del otro en querer hacer algo y defenderlo porque eso le da satisfacción. Que existan miles de cuerpos circenses diferentes ¡Que aburrido parecernos todos con todos! Nadie es nadie para decirle al otro que está o no hecho para algo y que es lo que más le conviene por su cuerpo.

“Me parece mucho más interesante comenzar a experimentar y transformar la técnica, descubrir su propia orgánica y flujo. Desarrollar su propio lenguaje corporal y escénico. Necesitamos identidad, vuelvo a decirlo, necesitamos ver el circo de cada uno, para que el circo como disciplina crezca y avance y no compitamos los unos con los otros por quien es el ‘más más’. A mi lo que más me encanta del circo es las múltiples posibilidades, de cómo el otro logró eso que le pertenece y como a su vez es capaz de transmitirlo”.  

 

Itinerantes

 

¿Tienen algún sueño o anhelo con respecto a la escena circense chilena?

Me encantaría que se volvieran locos, que soltaran los prejuicios y que dejásemos de complacer lo que los otros quieren ver de uno, ahí daremos un paso importante y eficaz. A nivel tanto pedagógico y artístico. Poder aventurarse más, equivocarse más, probar más, salir de lo normal y dejar de pensar que lo más importante es el truco. Me encantaría volver a Chile y ver muchas formas de expresión diferentes del circo. Ver más circos. Más allá de una identificación de lo que es el “Circo Chileno”, ver a las personas y su personalidad, desenvolviéndose gracias al circo como herramienta. Yo soy más romántico que acrobático, entonces me brillan los ojos cuando veo ese detalle que la persona o el acróbata paso horas y horas para hacerlo suyo, eso sí que es riesgoso para mi.

¿Extrañas Chile? 

A mis amistades, a mis cercanos y mi círculo de contención. Extraño ver esa garra con la cual se hacen las cosas desde la nada, desde el porque sí y porque hay ganas y voluntad por hacer las cosas. Admiración absoluta a todos quienes siguen persistiendo y aprendiendo de todo, defendiendo sus ideales y llenándose de coraje para seguir cuidando eso que les pertenece. Lo aguerrido o aperrado que es el chileno.

Ito aclara que no está en sus planes volver a radicarse en Chile: “Me gusto yo más afuera. Me soporto más, sufro menos. Y sobre todo me encanta esta sensación de tener una vida privada”.

 

Creo fielmente que el circo me salvó de una vida muy aburrida y deprimida (risas). Quizás sea muy probable. En mis creaciones y/o exploraciones siempre recuerdo a mi infancia, a mis recuerdos y memorias, como recurso creativo y emocional, que me permite exponerme como persona, más allá que artista. ‘Flagelo’ por ejemplo es una referencia, fue mi primer solo saliendo de la escuela. Habla de como es necesario volver a los inicios, cavar profundo para sanar nuevas heridas que han heredado fragmentos de las antiguas, las que hemos escondido. De cómo sanar el corazón perdonándose y luego perdonando a otros. Un trabajo muy lindo, que a su vez dio un vuelco en su momento a como deberíamos hacer circo en ese entonces. Un desafío como artista-creador y también como persona. Tengo un imaginario sensible que recurre siempre al pasado para reproducir un futuro y una obertura muy sutil que permite al otro verse reflejado, al menos esa es mi intención artística y es por lo cual sigo explorando estos campos delicados, estas teclas medias oxidadas. Creo en el circo como un medio de expresión, como una ventana para los imaginarios y como una mano que acompaña al espectador a seguir y construir su propio viaje dentro de estos universos. Hablando principalmente desde mi mirada con el circo contemporáneo”.

 

Fotografías gentileza de Ito Valdés.
Conoce más sobre Ito Valdés 

 

CO-DIRECTOR DEL PROYECTO DE INVESTIGAC
IÓN entre el Circo y el Arte Textil
“La Texture comme Matière Interpretative“ con José Luis Córdoba. 2016 

CREADOR E INTÉRPRETE
Girafe, Cie ÑO (Francia) 2017 – 2018
H-abitar (Chile) Dúo de Danza Acrobática, Cie DobleA. 2015
Flagelo (Chile) Solo de Cuerda lisa. 2013 – 2015
INTÉRPRETE 
Des ses Mains / Cie Lunatic, 2020 (Francia)
Collectif Poetic Punkers de Natalia Vallebona, 2020 (Francia)
Sablier / FURINKAÏ – Satchie Noro,  2019 (Francia)
Festival Brut d’Arènes / Les Noctambules,  2017 – 2018 (Francia)
Festi’ Chantier / Cie Ordinaire d’Exeption,  2015 – 2018 (Francia)
Pueblo / Association Château de Monthelon,  2015  (Francia)
Antipodes (Chile- Francia) PPCM, Dirigido por Gaëtan Levêque,  2014 – 2015
El Niño y El Aviador, Danza y Circo, 2013 – 2015 (Chile)
Oráculo, Danza y Circo / Colectivo Materia Prima 2013 (Chile)
Re-uso, Egreso Escuela de Circo "EL Circo del Mundo-Chile", 2013 - 2014
U-mano, Egreso El Circo del Mundo 2013 (Chile)
Un Horizonte Cuadrado / Ueli Hirzel e Isona Dodero, Espectáculo de Trapecio, 2012 – 2013 (Chile-Argentina)
DIRECCIÓN ESCÉNICA 
Ensambles, Espectáculo Convención Nacional de Circo. 2016
Enantiodromia, Dúo de Cuerda Lisa.  2016
Dos creaciones de fin de escuela, "El Circo del Mundo- Chile"   2014 – 2017.


Descarga la versión PDF AQUÍ
Print Friendly, PDF & Email

Implementado por id1®